Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

La valentía II

aquilesEn tanto que virtud la valentía requiere, además de un cierto ánimo, contar con un cierto grado de conocimiento del contexto en el que se desarrolla la acción. Por ello Aristóteles apeló a los motivos debidos como requisito sin el cual no podría decirse que un sujeto es verdaderamente valiente. Por desconocimiento o por un ciego exceso de confianza en ocasiones somos capaces de enfrentar peligros. Si desconozco un peligro y actúo sin temor alguno no estaré obrando de forma verdaderamente valiente sino que estaré actuando de forma inconsciente. Ser valiente requiere conocer la dimensión del peligro y orientar nuestra conducta conforme a una prioridad de bienes.

Sirvámonos de un ejemplo. Si un amigo me solicita ayuda económica en un determinado momento yo puedo prestarle el dinero por distintos motivos. Puedo dejarle parte de mi dinero solamente para contraer una deuda que me permita exigirle, en un futuro, otra serie de favores. Puede que incluso, sin ningún temor y basándome en su confianza y en lo extraordinario de la situación, le preste el dinero con la seguridad de que pronto me lo devolverá. Por último, puedo prestarle el dinero porque sabiendo que puede que nunca me lo devuelva soy capaz de dar prioridad a su necesidad por encima de mi apego al dinero. En este ejemplo podemos comprobar cómo una misma acción, intachable en apariencia en todos los casos, puede ser generada por motivaciones muy distintas.

En un sentido aristotélico sólo la generosidad desinteresada del tercer caso puede describirse como una forma de valentía puesto que no atendemos al temor a perder nuestro dinero con tal de poder ayudar a un ser querido. Vemos, además, que las virtudes no siempre aparecen aisladas sino que en casos como éste generosidad y valentía pueden ir de la mano. Valientes seremos, por tanto, si obramos de forma valiente y por la convicción de llevar a cabo un propósito virtuoso.



escrito el 18 de noviembre de 2009 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar