Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Amistad necesaria

¿Por qué son necesarios los amigos para una vida feliz?, cabría preguntarse. A lo largo de nuestra vida orientamos nuestros esfuerzos de manera consciente a la consecución de varios objetivos. Estudiamos para aprobar exámenes, hacemos deporte para mantenernos sanos y argumentamos para convencer. Tenemos intereses, proyectos y deseos que, a corto o a largo plazo, regulan nuestra conducta y el ritmo de nuestra vida. De hecho, si miramos a nuestro alrededor no parece difícil reconocer que todos los hombres y mujeres invierten tiempo y en esfuerzo para lograr, de una u otra manera, aquello que desean.

Algunas personas orientan su vida hacia la consecución de bienes materiales; otros buscan estabilidad; otros,  tranquilidad o aventura. Existen innumerables maneras de guiar una vida pero, sin embargo, con gran recurrencia, los hombres se esfuerzan en alcanzar logros propios e individuales, discutibles o excelentes. En cierta manera, el hombre no es demasiado diferente a otros animales ya que también nosotros buscamos, por este orden, nuestra supervivencia, nuestro bienestar y nuestra autorrealización.

Parece que, aunque animales, o precisamente en calidad de tales, nuestra vida requiere también la compañía de otros iguales con los que podamos compartir nuestra vida, nuestros intereses y nuestra suerte. Así, dice Aristóteles, nadie querría vivir sin amigos aunque tuviese todos los bienes (EN, 1155a). En primer lugar,  ya dijimos, muy difícilmente podríamos imaginar una vida feliz sin la presencia de otras personas a nuestro alrededor. En cierto modo habría una barrera natural que nos impediría desarrollarnos como hombres ya que sin una comunidad de referencia no tendríamos ni una lengua ni una cultura propias de las cuales servirnos para vivir humanamente. Un hombre o una mujer aislados dejarían, en cierta forma, de ser humanos.

Sin embargo, la amistad no es una mera forma de proximidad. Según la descripción de Aristóteles la necesidad de tener amigos no es sencillamente social pero, entonces, ¿para qué necesitar amigos? o, incluso, podríamos preguntarnos, ¿qué queremos decir con la palabra amistad?



escrito el 6 de Marzo de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar