Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Compartir la suerte II

¿A quién llamamos amigo?, podríamos preguntarnos. O, incluso, ¿por qué es pertinente la cuestión de la amistad para la ética? Ya explicamos el modo en que la amistad, el contar con amigos, el compartir nuestras expectativas, frustraciones e intereses, son elementos imprescindibles para poder vivir una vida feliz. Sin embargo, una interpretación verdaderamente ética de la amistad no podría asumirse desde una perspectiva puramente instrumental o utilitarista.

Los amigos no son objetos, prótesis o instrumentos que utilizamos para ser felices.  Puede, desde luego, que su presencia nos sea necesaria para poder construir nuestra felicidad pero no podemos realizar, y mucho menos desde una propuesta moral, una interpretación puramente instrumental de la amistad. Dice Aristóteles: “la amistad es no sólo necesaria, sino también hermosa”. Es decir, el valor de la amistad trasciende, con mucho, la mera utilidad. De hecho este es un rasgo de la moral aristotélica contrario, en gran medida, a otras corrientes filosóficas que, como el utilitarismo,  centran su análisis en el cálculo de las consecuencias de nuestra acción. Para Aristóteles, sin embargo, la amistad es valiosa independientemente del bienestar que pueda reportarnos.

Todos conocemos situaciones en las que felicidad y amistad no van necesariamente de la mano. Ya aludimos, en la entrada anterior, a la cita que Aristóteles rescata de la Ilíada. Decir que amigos son “dos que marchan juntos” es tanto como decir que dos amigos son dos personas que comparten una misma suerte. Buena o mala, pero compartida.



escrito el 10 de Marzo de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar