Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Cada uno y su interés…

Si bien podemos cabría cuestionar la relación entre amistad y excelencia moral parece relativamente claro el que la amistad, en tanto que relación que abre nuestra experiencia y nuestro interés a la vida de otros, sí puede convertirnos en mejores personas. Los hombres y las mujeres vivimos, desde luego, afanados en nuestro esfuerzo particular por garantizar nuestra superviviencia y bienestar pero somos también capaces de empatizar con los intereses, proyectos y sentimientos de las personas que tenemos cerca. De hecho, la amistad es algo más que una mera capacidad empática y se distingue, tanto en Aristóteles como en no pocos autores contemporáneos, como una necesidad. No optamos por vivir con los demás sino que necesitamos compartir nuestra vida con otras personas. Podríamos decir que tenemos amigos puesto que nos va la vida en ello.

La amistad es, indiscutiblemente, un fenómeno curioso. En muchas ocasiones nos servimos del tiempo y la atención de los otros pero también nosotros brindamos desinteresadamente parte de nuestra vida por salir al encuentro de los intereses de las otras personas. Dice Aristóteles que la amistad es “desear el bien de otro por el otro mismo”, es decir, no porque su bien pueda reportarnos algún tipo de beneficio. Sin embargo, si se tratara meramente de desear el bien a alguien habría personas que se sentirían tentadas (no sin razón) de desearle el bien a la humanidad entera sin que por ello pudiésemos decir que son amigos del mundo (aunque el término castellano de filantropía  se aproxime a esta idea). El amigo, y seguimos con Aristóteles, no sería simplemente aquella persona a la que deseamos un bien sino que somos verdaderamente amigos de las personas con las que compartimos -y en cierta manera somos- su propio bien.



escrito el 22 de Marzo de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar