Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Amistad y amor propio

Aristóteles presenta en su Ética Nicomáquea la cuestión del amor propio. Hasta el momento hemos descrito el modo en que para el filósofo griego el amor por el otro, la amistad, resulta imprescindible para la vida feliz. Sin embargo, como bien recoge también hoy el decir popular, el modo en que apreciamos a los demás se deriva del modo en que somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos. Al menos, así, también lo establece Aristóteles. El amigo, señala el filósofo, es un otro yo, un alter ego, una persona que siendo otra tiene una vida que nos importa e incumbe de un modo semejante a como nos importa la nuestra.

Es evidente que cada individuo se siente inclinado a defender sus intereses. Que estos intereses sean moralmente aceptables o absolutamente reprobables es un debate distinto pero, en principio, nada hay de extraño en reconocer que nuestra acción está en gran medida motivada por una defensa y promoción de nuestra propia vida y nuestros intereses. El amigo, sin embargo, es aquella persona cuya alegría y tristeza también compartimos. Qué suerte corran nuestros amigos es algo que nos incumbe.

Aristóteles, como buen pensador astuto que era, no tardó en adelantar un posible conflicto entre afecto por el amigo y nuestro propio interés. Incluso, al modo en que él lo describió, podríamos preguntarnos a por quién debemos sentir más afecto, si por nosotros mismos o por aquellas personas a las que reconocemos como amigos. Es curioso, intuitivamente podríamos pensar que, por mucho que queramos a nuestros amigos, siempre habremos de querernos más a nosotros mismos. Sin embargo, si probamos a reflejar esta idea en un ejemplo concreto tal vez nos surja alguna duda. ¿Qué opinión nos merecería una persona de la que pudiera decirse “se quiere a sí mismo más que a nadie”? Es extraño, de una parte parece un sentimiento lógico pero de otra no dejaría de traslucirse un cierto egoísmo en una persona semejante.



escrito el 27 de Marzo de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar