Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

La autoestima y amor propio

La autoestima no es simplemente un requisito para nuestra propia felicidad sino que es una condición indispensable para que podamos establecer un trato ético con las personas que tenemos cerca. La persona dolida, dañada o resentida difícilmente podrá comportarse de manera generosa o desinteresada. La preocupación por vivir una vida buena es, desde un punto de vista aristotélico, un rasgo perfectamente legítimo ya que dicha motivación se sitúa como origen de la conducta moral.

Para Aristóteles existe por tanto un amor propio que habríamos de reconocer como saludable y digno de elogio y que, por tanto, es muy distinto al que reconocemos en las personas que llamamos egoístas. El hombre bueno -o, diríamos hoy más modestamente, el hombre razonable- se tiene a sí mismo en estima no sólo por ser él mismo, es decir, no sólo por un ejercicio de afecto en primera persona, sino porque es capaz de reconocer sus propias virtudes y valorarlas. Es, por lo tanto, a partir de este aprecio hacia lo mejor de nosotros mismos como podremos potenciar y desarrollar nuestras mejores posibilidades.

Es ahí también donde se fundamenta el compromiso con las otras personas, la atención a los intereses ajenos y el examen crítico de los propios intereses personales. Recordemos que la ética de Aristóteles, como la de tantos otros autores, es una ética naturalista, una ética que examina y se interroga acerca de la naturaleza humana para favorecer su cumplimiento y mejora. Por ello, para Aristóteles, el esfuerzo moral genera un rendimiento inmediato por lo que quererse verdaderamente a uno mismo no nos llevaría a comportarnos de manera egoísta sino, muy al contrario, a comportarnos de manera virtuosa.



escrito el 5 de abril de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar