Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Autoestima, fortuna y responsabilidad política I

Nuestra autoestima se debe, en gran medida, al modo que enjuiciamos nuestra propia vida. Muchas veces somos evaluadores implacables de nosotros mismos y rebajamos, de forma no demasiado inteligente, nuestro nivel autosatisfacción. A veces somos incapaces de reconocer nuestras virtudes, nuestros logros y el mérito de nuestros esfuerzos. Sin embargo, pendularmente somos capaces de ir de un extremo a otro y del mismo modo en que a veces no nos queremos lo suficiente podemos también ser vanidosos en exceso.

Como en tantas otras ocasiones, con respecto a la autoestima, podemos predicar con Aristóteles la doctrina del término medio. Puedo no gustarme enteramente, mirarme en el espejo y desear ser más alto, o más inteligente o legítimamente también podría querer que muchas circunstancias de mi vida fueran distintas. En esto probablemente todos los seres humanos seremos muy parecidos.

Estos rasgos, sin embargo, no tienen ninguna relevancia en términos morales ya que en nada se deben a nuestra acción o deliberación: son el estado de cosas desde las que debemos construir nuestro proyecto vida. Aristóteles señala que no debemos preocuparnos de aquello que no está en nuestra mano ya que, en un sentido puramente práctico, existen ciertos aspectos de nuestra vida sobre los que no podemos hacer o decidir nada. Partimos de unas condiciones que nunca son ideales aunque, como dirá Aristóteles, es es cierto que existen determinados extremos desde los cuales parece difícil acometer con solvencia un proyecto de vida feliz.



escrito el 17 de abril de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar