Aprender a Pensar

Repensar la Educación

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

¿Palabras sin significado?

Muchas veces, en filosofía y en la vida, usamos palabras sin conocer su verdadero significado y es que, muy probablemente, y como dijera Wittgenstein, el significado de una palabra viene dado precisamente por su uso.  Por ello, el significado de una palabra nunca estará determinado de una vez por todas. Es por ello que el problema de la definición es, desde Platón, el problema original de la filosofía. Así, para poder emplear rigurosamente conceptos como placer, ética, argumento o filosofía muchas veces deberemos definir previamente lo que entendemos y queremos significa por uno y otro término.

Dada esta complejidad lingüística a la que Aristóteles fue enormemente sensible, a la hora de abordar esta y otras cuestiones el filósofo comenzaba por elaborar lo que hoy reconoceríamos como una teoría del uso y el significado. El placer es, sin duda, un concepto extraordinariamente atractivo para la ética si, como dijimos, reconocemos que la ética es un discurso sobre la vida feliz. Por ello, y asumiendo también la relación de oposición que existía entre el placer y el dolor podríamos afirmar de manera inmediata que la vida feliz consistirá, precisamente, en la búsqueda del placer.

Llevamos ya algunos meses preguntándonos por la vida feliz pero el objeto de nuestro discurso parece escapársenos de las manos cuando, queriendo hablar de felicidad (eudaimonía) no hemos hecho otra cosa que hablar de la virtud, la amistad, la política y las emociones. La definición original aristotélica era enormemente potente y quizá habríamos podido satisfacer nuestra vocación inicial aferrándonos a ese primer principio: la finalidad de todo hombre en la vida no es otra que la  adquisición de la . La traducción imprecisa al castellano nos haría todavía más fácil la aceptación de la máxima ya que, traducido al lenguaje de nuestro tiempo, la propuesta Aristotélica consistiría en afirmar que el fin de toda vida humana es la felicidad.



escrito el 28 de Abril de 2010 por en General


Escribe un comentario

Recuerda que:
  • Las opiniones aquí expresadas serán responsabilidad tuya, y en ningún caso de Aprender a Pensar
  • No se admitirán comentarios que vulneren lo establecido por las leyes y por las Normas de uso de este sitio
  • Aprender a Pensar se reserva el derecho de eliminar los comentarios que considere inadecuados
Los datos serán tratados de acuerdo con lo establecido en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal, y demás legislación aplicable. Consultar nuestra Política de Privacidad
Aprender a Pensar