Aprender a Pensar

Repensar la Educación

La ciencia del buen hacer

Diego S. Garrocho Salcedo

UAM / MIT / BC

Sobre lucilius

UAM / MIT / BC

 
Entradas de lucilius

Despedida

escrito el 7 de junio de 2010 por en General

Allá por el mes de abril del pasado 2009 comenzamos a escribir la primera de las 76 entradas de este blog. Hace ya más de un año de ese inicio y, a lo largo de este tiempo, hemos venido desgranando, con desigual atención y detalle, algunos de los rasgos principales de la ética aristotélica. Para ello, optamos por tomar la Ética Nicomáquea como texto de referencia sin que hayamos dejado de hacer referencias a otros textos que, como la Ética Eudemia o el tratado Acerca del alma, también resultan indispensables para comprender la propuesta ética del filósofo de Estagira.
Continuar leyendo… "Despedida"


seguir leyendo...

Feliz elección

escrito el 23 de mayo de 2010 por en General

Para Aristóteles la felicidad consistiría en ejecutar la mejor disposición de la naturaleza humana. Es decir, de cuantas actividades, disposiciones y acciones pudieran distinguir al ser humano la felicidad consistiría en llevar a cabo aquello que pudiera distinguirse como “lo mejor que hay en nosotros”. En tanto que agentes morales (racionales, inteligentes, responsables)  podemos decidir qué queremos hacer, con quién queremos compartir nuestro tiempo, a qué preferimos dedicar nuestro esfuerzo… Y gran parte del debate moral se centra, precisamente, en ese proceso de deliberación previo a nuestra acción. Ese es el momento en que optamos por uno u otro camino. Continuar leyendo… "Feliz elección"


seguir leyendo...

Felizmente activos

escrito el 13 de mayo de 2010 por en General

Aunque sea inexacto, la eudaimonía aristotélica se ha traducido generalmente como felicidad, una felicidad que para el filósofo se describe como el fin mismo de la vida humana . Del mismo modo que el fin de la semilla es convertirse en árbol y el del gusano convertirse en mariposa, la finalidad más específica del ser humano es la felicidad. Sin embargo, el modo en que esta finalidad se inserta en la naturaleza del hombre no es tan determinante como lo era, en el caso de la semilla o de el gusano, ser planta o ser árbol. Continuar leyendo… "Felizmente activos"


seguir leyendo...

Placer, placeres y felicidad

escrito el 10 de mayo de 2010 por en General

Pasa el tiempo y, poco a poco, vamos acercándonos a la que fuera la conclusión de Aristóteles para su doctrina ética. Una ética intrepretable, en cierto modo, como un recurso racional que nos permitiría acceder ,si no a una vida feliz, si al menos, a una vida mejor. Todo discurso ético, y el de Aristóteles no podría ser menos, tiene que enfrentarse a una cuestión que, por obvia, no puede dejar de problematizarse. A saber: el papel que el placer y el dolor han de jugar en la conquista de la felicidad.
Continuar leyendo… "Placer, placeres y felicidad"


seguir leyendo...

¿Palabras sin significado?

escrito el 28 de abril de 2010 por en General

Muchas veces, en filosofía y en la vida, usamos palabras sin conocer su verdadero significado y es que, muy probablemente, y como dijera Wittgenstein, el significado de una palabra viene dado precisamente por su uso.  Por ello, el significado de una palabra nunca estará determinado de una vez por todas. Es por ello que el problema de la definición es, desde Platón, el problema original de la filosofía. Así, para poder emplear rigurosamente conceptos como placer, ética, argumento o filosofía muchas veces deberemos definir previamente lo que entendemos y queremos significa por uno y otro término. Continuar leyendo… "¿Palabras sin significado?"


seguir leyendo...

El placer: definiendo palabras

escrito el 24 de abril de 2010 por en General

Antendamos por un momento a un concepto cualquiera. Por ejemplo, el concepto de “placer”. De hecho, el placer es un concepto enormemente complejo. Si asumimos, y esta afirmación en en cierto modo verdadera, que el placer es lo contrario al dolor todos estaríamos dispuestos a afirmar y perseguir la consecución del máximo placer posible a lo largo de la vida. Detrás de esta afirmación tan obvia caben, sin embargo, numerosas interpretaciones que habríamos de tener en cuenta a la hora de evaluar la conveniencia de esa persecución ciega del placer e, incluso, podríamos preguntarnos si efectivamente es el placer lo contrario al dolor o si ésta es, tan sólo, una de sus posibles definiciones.
Continuar leyendo… "El placer: definiendo palabras"


seguir leyendo...

Autoestima, fortuna y responsabilidad política II

escrito el 20 de abril de 2010 por en General

Un hombre solo, aislado y desprovisto de ciertas condiciones materiales difícilmente puede acometer con solvencia un proyecto de vida feliz. Sin embargo, según hemos venido estudiando a lo largo de este blog, desde una perspectiva aristotélica la conquista de la felicidad no es simplemente una opción entre otras, sino que constituye la finalidad (télos) misma de la vida humana. Nuestra actividad más propia, el cumplimiento más perfecto de aquello que podemos ser es, precisamente, ser hombres y mujeres felices.
Continuar leyendo… "Autoestima, fortuna y responsabilidad política II"


seguir leyendo...

Autoestima, fortuna y responsabilidad política I

escrito el 17 de abril de 2010 por en General

Nuestra autoestima se debe, en gran medida, al modo que enjuiciamos nuestra propia vida. Muchas veces somos evaluadores implacables de nosotros mismos y rebajamos, de forma no demasiado inteligente, nuestro nivel autosatisfacción. A veces somos incapaces de reconocer nuestras virtudes, nuestros logros y el mérito de nuestros esfuerzos. Sin embargo, pendularmente somos capaces de ir de un extremo a otro y del mismo modo en que a veces no nos queremos lo suficiente podemos también ser vanidosos en exceso. Continuar leyendo… "Autoestima, fortuna y responsabilidad política I"


seguir leyendo...

Autoestima y amor propio II

escrito el 9 de abril de 2010 por en General

La autoestima, interpretada desde una perspectiva aristotélica, incorpora consigo una gran dosis de responsabilidad. Somos responsables de lo que somos y, en cierto modo, también responsables de aquello que valoramos y potenciamos en nosotros mismos.  La indeterminación de la naturaleza humana es que la que nos brinda la posibilidad de ser casi cualquier cosa. El animal se comporta conforme al instinto al igual que la piedra está regida simplemente por las leyes de la física y sin embargo, en el hombre, existe una indeterminación natural sobre la que decidimos y actuamos.
Continuar leyendo… "Autoestima y amor propio II"


seguir leyendo...

La autoestima y amor propio

escrito el 5 de abril de 2010 por en General

La autoestima no es simplemente un requisito para nuestra propia felicidad sino que es una condición indispensable para que podamos establecer un trato ético con las personas que tenemos cerca. La persona dolida, dañada o resentida difícilmente podrá comportarse de manera generosa o desinteresada. La preocupación por vivir una vida buena es, desde un punto de vista aristotélico, un rasgo perfectamente legítimo ya que dicha motivación se sitúa como origen de la conducta moral.
Continuar leyendo… "La autoestima y amor propio"


seguir leyendo...

La autoestima

escrito el 31 de marzo de 2010 por en General

La autoestima es una cuestión fundamental para la ética aristotélica. Como señalamos en la entrada anterior este sentimiento o afección -el amor o la estima por uno mismo- es un rasgo indispensable para vivir felizmente. El amor propio no es simplemente una estima hacia nosotros mismos sino que es un sentimiento que descansa sobre el juicio que sobre nosotros tengamos. La autoestima descansa sobre nuestra autoevaluación y querernos a nostros mismos sólo puede ser posible, en una persona cabal, si creemos que merecemos tal estima. Continuar leyendo… "La autoestima"


seguir leyendo...

Amistad y amor propio

escrito el 27 de marzo de 2010 por en General

Aristóteles presenta en su Ética Nicomáquea la cuestión del amor propio. Hasta el momento hemos descrito el modo en que para el filósofo griego el amor por el otro, la amistad, resulta imprescindible para la vida feliz. Sin embargo, como bien recoge también hoy el decir popular, el modo en que apreciamos a los demás se deriva del modo en que somos capaces de apreciarnos a nosotros mismos. Al menos, así, también lo establece Aristóteles. El amigo, señala el filósofo, es un otro yo, un alter ego, una persona que siendo otra tiene una vida que nos importa e incumbe de un modo semejante a como nos importa la nuestra.
Continuar leyendo… "Amistad y amor propio"


seguir leyendo...

Cada uno y su interés…

escrito el 22 de marzo de 2010 por en General

Si bien podemos cabría cuestionar la relación entre amistad y excelencia moral parece relativamente claro el que la amistad, en tanto que relación que abre nuestra experiencia y nuestro interés a la vida de otros, sí puede convertirnos en mejores personas. Los hombres y las mujeres vivimos, desde luego, afanados en nuestro esfuerzo particular por garantizar nuestra superviviencia y bienestar pero somos también capaces de empatizar con los intereses, proyectos y sentimientos de las personas que tenemos cerca. De hecho, la amistad es algo más que una mera capacidad empática y se distingue, tanto en Aristóteles como en no pocos autores contemporáneos, como una necesidad. No optamos por vivir con los demás sino que necesitamos compartir nuestra vida con otras personas. Podríamos decir que tenemos amigos puesto que nos va la vida en ello.
Continuar leyendo… "Cada uno y su interés…"


seguir leyendo...

¿Amistad y excelencia?

escrito el 21 de marzo de 2010 por en General

Para Aristóteles la amistad perfecta es la que se da “entre los hombres buenos e iguales en virtud”. Puede que esta expresión nos resulte un tanto oscura y que pensemos que la amistad es algo mucho más sencillo y espontáneo que todo esto. Somos amigos de nuestros amigos y nos rodeamos de las personas que nos hacen felices (sería también interesante el que nos preguntásemos por las personas a las que queremos hacer felices). Efectivamente la amistad puede, y de hecho lo es muchas veces, una relación natural y espontánea. Sin embargo, de la mano de Aristóteles ya hemos visto que hacer filosofía no es sino detenernos ante las cuestiones que ordinariamente pasan desapercibidas?
Continuar leyendo… "¿Amistad y excelencia?"


seguir leyendo...

Amigos, rasgos, personas

escrito el 15 de marzo de 2010 por en General

La amistad es, entre otras muchas cosas, una forma de afecto. Esto en nada impide el que sigamos considerando la amistad como una forma de elección ya que, por ciego que sea el amor, parece complicado el que personas desagradables despierten en nosotros sentimientos cordiales. En castellano contamos con varias vocablos para significar distintas formas de afecto: cariño, estima, aprecio o amor son palabras que comparten gran parte de su significado y, sin embargo, cada uno de estos conceptos incorpora matices distintos. Continuar leyendo… "Amigos, rasgos, personas"


seguir leyendo...

Amistad y elección

escrito el 14 de marzo de 2010 por en General

No estoy seguro de que decidamos tener amigos. De hecho, existen motivos para pensar que en no pocas ocasiones no somos nosotros quienes verdaderamente elegimos a nuestros amigos. Unas veces la casualidad, otras una afinidad parcial o, más extrañamente, una absoluta y perfecta complicidad convierten a las personas que nos rodean en amigos nuestros. Hay quien ha dicho que nadie elige a sus amigos sino que son éstos quienes nos eligen a nosotros. La frase parece ingeniosa aunque si tratamos de universalizarla nos daremos cuenta de que deviene imposible. Quizá lo más razonable sea pensar que elegimos a nuestros amigos aunque no siempre seamos perfectamente conscientes de cuáles son las razones que nos llevaron considerar con tal afecto a una u otra persona.

Continuar leyendo… "Amistad y elección"


seguir leyendo...

Compartir la suerte II

escrito el 10 de marzo de 2010 por en General

¿A quién llamamos amigo?, podríamos preguntarnos. O, incluso, ¿por qué es pertinente la cuestión de la amistad para la ética? Ya explicamos el modo en que la amistad, el contar con amigos, el compartir nuestras expectativas, frustraciones e intereses, son elementos imprescindibles para poder vivir una vida feliz. Sin embargo, una interpretación verdaderamente ética de la amistad no podría asumirse desde una perspectiva puramente instrumental o utilitarista. Continuar leyendo… "Compartir la suerte II"


seguir leyendo...

Compartir la suerte

escrito el 7 de marzo de 2010 por en General

Son constantes, en la obra de Aristóteles, las referencias y citas a textos de otros autores. Así, para definir la amistad, el filósofo recurre a una cita de la Ilíada (Canto X, 224) para señalar que amigos son dos  que marchan juntos. Ese marchar juntos no hace referencia a un acontecimiento fortuito o causal. Es decir, no son amigos dos personas que coinciden por casualidad en un tiempo y en un lugar. La amistad es una forma de opción en la que dos personas deciden compartir, por voluntad propia, un mismo camino. Continuar leyendo… "Compartir la suerte"


seguir leyendo...

Amistad necesaria

escrito el 6 de marzo de 2010 por en General

¿Por qué son necesarios los amigos para una vida feliz?, cabría preguntarse. A lo largo de nuestra vida orientamos nuestros esfuerzos de manera consciente a la consecución de varios objetivos. Estudiamos para aprobar exámenes, hacemos deporte para mantenernos sanos y argumentamos para convencer. Tenemos intereses, proyectos y deseos que, a corto o a largo plazo, regulan nuestra conducta y el ritmo de nuestra vida. De hecho, si miramos a nuestro alrededor no parece difícil reconocer que todos los hombres y mujeres invierten tiempo y en esfuerzo para lograr, de una u otra manera, aquello que desean. Continuar leyendo… "Amistad necesaria"


seguir leyendo...

Los otros y yo

escrito el 28 de febrero de 2010 por en General

Jacques Derrida, un pensador francés contemporáneo, llegó a afirmar que la pregunta por la amistad era, a fin de cuentas, la pregunta filosófica por excelencia. Sin llegar a ese extremo, y sin embargo reconociendo lo inspirado de la cita, sí debemos destacar el significado especial que tiene la amistad (philía) en la ética aristotélica. La ciencia del buen hacer y del buen vivir, la ética, requiere en su discurso a presencia de otros hombres sin los cuales nunca podríamos acometer la conquista de a felicidad. Esta intuición, obvia tal vez para nosotros, adquiere un significado muy concreto en la filosofía práctica de Aristóteles ya que nos advierte del modo en que nuestra vida, nuestra felicidad y nuestras expectativas dependen también de algo distinto a nosotros mismos. Continuar leyendo… "Los otros y yo"


seguir leyendo...

Comunidad y amistad

escrito el 21 de febrero de 2010 por en General

Una de las partes más bellas e interesantes de la Ética Nicomáquea es la que Aristóteles dedica a la amistad. De hecho, es significativo que de los diez libros que componen el texto dos de ellos se dediquen al estudio de la amistad, una amistad que en su forma griega (philía) adquiere un significado distinto del que actualmente atribuimos a este término. Parece que Aristóteles ya quiso advertirnos de la importancia de la amistad al concederle un tratamiento tan extenso en su investigación moral ya que también en la Ética Eudemia el filósofo le  dedicó el Libro VII por entero. Continuar leyendo… "Comunidad y amistad"


seguir leyendo...

Elección y sabiduría

escrito el 18 de febrero de 2010 por en General

Tomar decisiones es algo complejo. Esta parece una conclusión simple para la que no hacen falta demasiadas razones. Supongo que cada uno de nosotros se dio cuenta de lo determinante que es saber tomar decisiones desde la primera infancia . Los años, lógicamente, nos hacen más conscientes y conforme se amplía nuestra capacidad de acción nuestra conciencia se va haciendo también más lúcida. De entre las muchas conquistas que podemos alcanzar con nuestro razonamiento una de las primeras conclusiones a las que llegamos, allá por  la adolescencia, es precisamente esa: la dificultad de elegir. Continuar leyendo… "Elección y sabiduría"


seguir leyendo...

Juventud y experiencia

escrito el 13 de febrero de 2010 por en General

La ciencia, la intuición intelectual o la sabiduría son formas de conocimiento que establecen verdades necesarias e intemporales como, por ejemplo, el teorema de Pitágoras. No importa cuándo y dónde lo enunciemos: su formulación será siempre correcta. Aristóteles concederá, incluso, que también estas disposiciones y virtudes tienen una relevancia moral ya que gracias a ellas somos capaces de ofrecer una definiciones generales y universales. Cierto es que, como ocurría con la  partición de la psyché, no todos los filósofos contemporáneos estarían dispuestos a asumir una definición universal acerca de qué es el bien o qué es lo justo.

Sin embargo, lo realmente es que  la phronēsis, virtud intelectual fundamental, atiende a lo concreto, lo particular y lo contingente. Es por ello que Aristóteles dirá que la phronēsis es fruto de la experiencia y que es la virtud que nos permite deliberar rectamente y obrar en consecuencia. La deliberación es precisamente posible porque cada circunstancia, cada individuo, cada hecho y cada acción son irrepetibles. Si tuviésemos una regla infalible que nos diera respuesta a nuestras inquietudes morales no sería necesaria una labor como la filosofía moral. Podríamos acudir a las conclusiones de esa ciencia y resolver cada caso a la luz de una posible teoría.

Por más que puedan realizarse formulaciones universales o enunciados generales (por ejemplo: “decir mentiras es moralmente reprobable”) la acción humana aparece siempre referida a una circunstancia específica por lo que cada individuo tendrá que saber atender a lo irrepetible de cada situación concreta. La experiencia puede y debe ser una escuela imprescindible para aprender a vivir mejor. Sin embargo no siempre es fácil aprender y, tal vez, puede que sea necesario el que aprendamos a aprender.


seguir leyendo...

El sabio practico: el phronimos

escrito el 6 de febrero de 2010 por en General

puzzleDice Aristóteles: “Si la prudencia tiene por objeto lo que es justo, noble y bueno para el hombre […] el conocer estas cosas no nos hará más capaces de practicarlas” (1143b). Ocurre de manera análoga con la salud: podemos conocer qué alimentos y qué hábitos son saludables pero su mero conocimiento no nos hará más sanos. Es por ello que la phronēsis, dijimos, no es una mera “lucidez moral”.El phronimos delibera rectamente sobre qué es lo bueno pero dispone también los medios adecuados para obrar con arreglo a tal deliberación. Así, la phronēsis no nos procuraría simplemente la certeza de que debemos –por ejemplo- ser valientes, sino que dispondría los medios adecuados para que pudiésemos, de hecho, devenir hombres y mujeres valientes. Continuar leyendo… "El sabio practico: el phronimos"


seguir leyendo...

La phronēsis II

escrito el 4 de febrero de 2010 por en General

llaveBSi la phronēsis es descrita como una forma de sabiduría práctica, la persona que goza de esta capacidad o disposición para discernir el bien del mal era denominada phronimos. El phronimos, o sabio práctico, es aquel hombre que es capaz de distinguir qué es lo bueno y qué es lo malo. Aquella persona que es capaz de guiar su deliberación práctica de manera correcta y que pauta el curso de su acción con arreglo a una decisión racional, verdadera y moralmente correcta. Sin embargo el alcance de la phronēsis va mucho más allá ya que esta virtud no es simplemente una forma de lucidez moral. Continuar leyendo… "La phronēsis II"


seguir leyendo...

La phronēsis

escrito el 31 de enero de 2010 por en General

zabraLlegamos, finalmente, a la virtud intelectual más relevante de la ética aristotélica. Como nos ha ocurrido tantas veces a lo largo de este blog, en castellano sólo podemos referirnos a esta virtud de una manera aproximada ya que cualquiera de las traducciones que existen del término original no resultan del todo exactas. Quizá por eso sea más correcto referirnos a esta virtud en su forma original y dedicar algún tiempo a explicar aquello que Aristóteles quería decir cuando habló de la virtud intelectual de la que hoy nos ocupamos: la phronēsis. Continuar leyendo… "La phronēsis"


seguir leyendo...

La techné

escrito el 28 de enero de 2010 por en General

toolSi retrocedemos algunas entradas atrás recordaremos que, para Aristóteles, la razón humana estaba dividida en dos partes: una dedicada a las cosas que son necesariamente y otra referida a las cosas que siendo de una manera podrían ser de otra. A la primera parte se la denominó científica y a la segunda razonadora. Ciencia, Intelecto y Sabiduría eran dispositivos o virtudes propias de la psyché científica pero aún nos quedaban por revisar qué virtudes son propias de la parte razonadora. Esta segunda parte del alma es especialmente importante para nuestros intereses ya que la ética es una disciplina referida básicamente a la acción humana, una realidad contingente que no siendo necesaria pertenecería a esta segunda parte del alma. Continuar leyendo… "La techné"


seguir leyendo...

Intelecto y sabiduría

escrito el 25 de enero de 2010 por en General

Cartesian_VisionAristóteles describe la ciencia como una forma de conocimiento que puede ser demostrada. Decir, entonces, que un cuadrado tiene cuatro ángulos de 90º es algo que puede probarse empleando no demasiado esfuerzo. Existen, claro está, otra serie de pruebas científicas que requerirían mucho tiempo y esfuerzo pero, contando con los instrumentos, el talento y la formación suficiente, toda afirmación científica podría quedar demostrada. Al menos tal era la descripción que Aristóteles realizó de la ciencia. Continuar leyendo… "Intelecto y sabiduría"


seguir leyendo...

La ciencia

escrito el 20 de enero de 2010 por en General

SciencePara Aristóteles, toda virtud es una disposición a través de la cual podemos acceder a la verdad. De ahí que la ética, además de prescribir acciones, trate de dilucidar cuestiones como qué es el bien, qué debemos hacer o cuántas formas de justicia pueden distinguirse… Para poder adecuar nuestra acción a un ideal de conducta parece imprescindible el que seamos capaces encontrar una respuesta para estas preguntas. No vale, sin embargo, el que ofrezcamos “cualquier respuesta” sino que, al igual que en tantas otras ocasiones, el objetivo será dar con la respuesta verdadera.  Continuar leyendo… "La ciencia"


seguir leyendo...

Virtudes del “alma” científica

escrito el 18 de enero de 2010 por en General

ideaComo señalamos en nuestra última entrada, para Aristóteles la parte racional del alma  quedaba divida en dos partes: una parte referida a las verdades necesarias (como los teoremas matemáticos) y otra que posibilitaba el conocimiento de las cosas contingentes, es decir, aquellas cosas que siendo de una manera podían ser de otra. A la primera parte del alma el filósofo la denominó científica y a la segunda razonadora. Recordemos, además, que el término con “alma” (psyché) los griegos no significaron una algo puramente espiritual sino que significaría, más exactamente, algo cercano a lo que hoy entendemos por “mente”. Continuar leyendo… "Virtudes del “alma” científica"


seguir leyendo...

Formas de la razón

escrito el 15 de enero de 2010 por en General

posavasos_matematicasDice Aristóteles: “dos son las partes racionales del alma: una, con la que percibimos las clases de entes cuyos principios no pueden ser de otra manera, y otra, con la que percibimos los contingentes” (EN, 1139a) aunque, tal vez, todavía no sepamos qué quiere decir Aristóteles con “entes contingentes” y  “entes que no pueden ser de otra manera”.

Pensemos en una afirmación matemática del tipo: “la suma de los ángulos de un triángulo mide 180º” y comparémosla una oración ordinaria, por ejemplo: “el enchufe de la cocina está estropeado”. Podemos imaginar que ambas afirmaciones son verdaderas y, de hecho, sabemos que la afirmación matemática es correcta. Para comprobar que el “enchufe de la cocina está estropeado” tendría que comprobar su funcionamiento. Para ello,  sería razonable comprobar que hay corriente en la casa, enchufar distintos aparatos y, sólo tras ciertas comprobaciones podríamos concluir que, en efecto, el enchufe de la cocina está estropeado. Continuar leyendo… "Formas de la razón"


seguir leyendo...

Las virtudes intelectuales

escrito el 14 de enero de 2010 por en General

brainDurante muchas entradas hemos seguido, de mano de Aristóteles, una descripción puramente práctica de la ética. Como adelanta el título de nuestro blog la ética podría ser descrita como una “ciencia del buen hacer”, se trata de una disciplina que nos habla no de lo que las cosas son sino de las cosas que podemos y debemos hacer. De ahí se entiende con facilidad el que Aristóteles hablara de una serie de virtudes éticas ya que es el carácter, el éthos de cada uno de nosotros el elemento que determina que obremos de una manera u otra. Continuar leyendo… "Las virtudes intelectuales"


seguir leyendo...

2010

escrito el 10 de enero de 2010 por en General

matematica_filosofia

Con el nuevo año retomamos nuestro blog aristotélico. El 2010 inaugura una nueva década y el paso del tiempo nos distancia, cada día un poco más, de lo que hace tantos siglos escribió Aristóteles. Puede, sin embargo, que también con el paso del tiempo queramos ser cada día un poco más aristotélicos o que, con un objetivo mucho más modesto (y puede que para muchos más sensato), baste con conocer la filosofía de Aristóteles como un capítulo más de la historia del pensamiento. Continuar leyendo… "2010"


seguir leyendo...

La epikeia

escrito el 31 de diciembre de 2009 por en General

cantimploraAristóteles, en su Ética Nicomáquea, antepuso una forma de justicia a la mera justicia legal. Es decir, asumiendo el carácter universal y abstracto de toda ley el filósofo advirtió que, en ciertas ocasiones excepcionales, puede resultar más justo obrar de forma contraria a la ley que acatar su cumplimiento. O, dicho de otra manera, obramos de manera justa cuando dadas unas circunstancias excepcionales podemos suspender la interpretación literal de una norma con vistas a preservar su verdadera intención. Continuar leyendo… "La epikeia"


seguir leyendo...

escrito el 30 de diciembre de 2009 por en General

20071013210330-dudarEn las últimas entradas, y más concretamente en nuestro último post, hemos abordado la relación que existe entre la ley y la justicia. Parece, según vimos, que en muchas ocasiones el cumplimiento de la ley no tiene por qué convertir en justa una conducta determinada. Existen contextos en los que una ley puede ser injusta por lo que éticamente parecería más  correcto enfrentarse a dicha ley que acatar su imperativo. En otros muchos momentos, además, podremos actuar en perfecta armonía con una ley establecida sin que nuestra conducta pueda destacarse como especialmente justa. Así, por ejemplo, no existe ninguna ley que prohíba mentir a nuestros amigos pero, las más de las veces, parece que lo realmente deseable es ser veraces y esto es así aunque no exista ninguna ley que nos obligue a ello. Continuar leyendo… ""


seguir leyendo...

Justicia, ley e individuo

escrito el 29 de diciembre de 2009 por en General

comunidadSegún la última acepción de justicia que estudiamos en Aristóteles convenimos que, entre otros muchos significados, podíamos distinguir como justas aquellas acciones que estuviesen de acuerdo con la ley. Sin embargo, para confirmar que efectivamente acometemos un acto justo cuando obramos conforme a la ley deberíamos interrogarnos antes por el origen de la ley misma. De este modo, podríamos preguntarnos, no parece del todo claro que toda acción legal pueda reconocerse como una acción justa. Dicho de otra manera: el que una acción se inscriba o no dentro de los márgenes de la ley simplemente determinará su legalidad ya que la justicia o injusticia de tal acción dependerá, necesariamente, de si la ley es justa o injusta. Continuar leyendo… "Justicia, ley e individuo"


seguir leyendo...

La justicia política

escrito el 27 de diciembre de 2009 por en General

n045p10rTanto en la Grecia Antigua como en nuestros días la justicia es también una virtud propia del ámbito político por lo que, entre muchas otras definiciones, Aristóteles también nos habló de lo que habríamos de entender como “justicia política”. Intuitivamente todos podríamos reconocer el vínculo que existe entre la justicia y el cumplimiento de las leyes. De este modo, e independientemente de que estemos de acuerdo o no con una ley concreta, sabemos que en ocasiones reconocemos como justo aquel comportamiento que se encuentra dentro de los márgenes de la ley. Así, es habitual que cuando alguien comete un delito contra los intereses de otra persona la persona agraviada acuda a los tribunales reclamando justicia. Dicha forma de justicia habremos de interpretarla como el mero cumplimiento de la ley aunque en ocasiones podamos reconocer que también existen leyes injustas. Continuar leyendo… "La justicia política"


seguir leyendo...

La justicia distibutiva

escrito el 20 de diciembre de 2009 por en General

50985-07Como señalamos anteriormente, la justicia es una forma de virtud compleja que admite numerosas interpretaciones. Por ello, en lugar de ofrecer una única definición de justicia, Aristóteles en su Ética Nicomáquea ofrece distintas interpretaciones. Una primera descripción de justicia será aquella que Aristóteles denominó “justicia distributiva” y que aún hoy seguimos reconociendo como un modelo evidente de justicia.  Por justicia distributiva, y siguiendo de nuevo el paradigma del término medio, Aristóteles interpreta una forma de equilibrio o proporción en el reparto de bienes. Continuar leyendo… "La justicia distibutiva"


seguir leyendo...

La justicia

escrito el 13 de diciembre de 2009 por en General

Foundations_Hammurabi_Code_1De cuantas virtudes éticas describió Aristóteles muy probablemente podríamos destacar la justicia (dikaiosyne) como la más importante. Nada hay de extraño ya que, también hoy, somos capaces de utilizar la expresión “justo” como un sinónimo de “bueno”. Así, podemos decir de un hombre que consideramos bueno que “es un hombre justo” mientras que en las demás virtudes difícilmente podríamos hacer una identificación tan clara. Un hombre valiente puede ser malvado al igual que podemos reconocer la generosidad de un individuo aunque ésta sea la única de sus virtudes. Sin embargo, en el caso de la justicia, parece improbable que un hombre injusto pueda ser considerado como un buen hombre. Continuar leyendo… "La justicia"


seguir leyendo...

La ambición: cuánto y cómo

escrito el 9 de diciembre de 2009 por en General

pezParece razonable pensar que la ambición en su justa medida puede cumplir una función motivadora para invitarnos, por ejemplo, a esforzarnos a la hora de preparar los exámenes. Si deseamos aprobar con buena nota todo el curso estaremos cumpliendo con el primer requisito para encaminarnos hacia ello. Es, por tanto, una ambición justa y moderada el desear cumplir con nuestro trabajo de manera correcta. Un individuo que careciera por completo de toda forma de ambición sería incapaz de desear y, por tanto, estaría impedido para acometer cualquier esfuerzo continuado. Sin embargo, un sujeto cuya ambición no conociera límites constituiría muy seguramente un riesgo para los demás miembros de la comunidad. Debemos,así, calibrar la medida de nuestra ambición y ser capaces de potenciar o contener nuestro deseo de reconocimiento por respeto a las otras personas que, como nosotros, también se plantean un ideal de vida. Continuar leyendo… "La ambición: cuánto y cómo"


seguir leyendo...

La ambición

escrito el 6 de diciembre de 2009 por en General

ambición IOtra de las virtudes que Aristóteles describió en un Ética Nicomáquea fue la ambición, un concepto que reclama especialmente nuestra atención ya que actualmente no existe un consenso social en torno a su consideración. Cuando somos jóvenes escuchamos de boca de nuestros padres y profesores que debemos estudiar para labrarnos un futuro mejor pero son también habituales las veces en las que escuchamos decir de alguien que “es demasiado ambicioso”. Parece legítimo el que cada uno de nosotros pueda aspirar a alcanzar su ideal de vida, sea este el que sea. Es responsabilidad de cada uno de nosotros el decidir qué queremos hacer con nuestra vida, qué profesión queremos ejercer o en qué modo queremos distribuir nuestro tiempo y esfuerzo. Sin embargo, el riesgo de todo propósito vital, es que nuestra apetencia se enfrente a los proyectos o deseos de otras personas por lo que habitualmente, en nuestra vida cotidiana, somos testigos y protagonizamos lo que genéricamente denominamos “conflictos de intereses”. Continuar leyendo… "La ambición"


seguir leyendo...

Sinceridad II

escrito el 3 de diciembre de 2009 por en General

magritteLa sinceridad parece un tanto más compleja cuando en lugar de hacer referencia a las cosas que ocurren en el mundo material apuntan a realidades más esquivas como son los sentimientos las intenciones o incluso los juicios de valor. Otro caso de gran complejidad es la sinceridad referida a nuestra propia personalidad en la que siempre podremos distinguir virtudes y defectos. Aristóteles atiende a este ejemplo al hablar de la virtud de la sinceridad . Con el concepto de authékastos parece describir algo parecido a la autenticidad en la descripción o imagen que proyectamos de nosotros mismos, una forma de sinceridad que incorpora ciertas dificultades específicas. Continuar leyendo… "Sinceridad II"


seguir leyendo...

La sinceridad

escrito el 1 de diciembre de 2009 por en General

palabraSea cual sea la definición de filosofía que tengamos en nuestra cabeza parece muy probable el que podamos convenir que, signifique lo que signifique, la filosofía, al igual que tantas otras ciencias, es una disciplina que de alguna manera hace referencia a “la verdad”. No importa que entendamos ahora por tal concepto, ni tan siquiera que seamos capaces de entender el significado de “verdad” de una manera específica. Sin embargo, creo que parece sensato, en cualquiera de sus formas la filosofía sólo es filosofía si tiene dice algo sobre aquello que comúnmente entendemos con el término “verdad”.

Continuar leyendo… "La sinceridad"


seguir leyendo...

La agudeza II

escrito el 1 de diciembre de 2009 por en General

chaplinPara Aristóteles, una persona que estuviese constantemente haciendo bromas o intentando hacer reír a los demás podría resultar vulgar o, incluso, podría molestar a aquellas personas sobre las que realiza bromas.Sin embargo,el filósofo describe como virtuoso aquellos hombres que son capaces de resaltar la parte cómica de la realidad y que tienen la capacidad de hacer reír con gusto y oportunudad. Una persona excesivamente seria, aunque pudiera parecer lo contrario, en términos aristotélicos podría resultar áspero, rudo o antipático.

Continuar leyendo… "La agudeza II"


seguir leyendo...

La agudeza

escrito el 23 de noviembre de 2009 por en General

BromaUna de las virtudes aristotélicas más sorprendente es aquella que en su traducción castellana hemos venido a llamar “agudeza”. Habitualmente identificamos a los filósofos como personajes aburridos, estudiosos, analíticos y muy probablemente excesivamente serios. Esa percepción puede resultar ajustada en muchos ejemplos concretos aunque si nos acercamos a las distintas biografías de los filósofos más conocidos de nuestra tradición pronto nos percataríamos que detrás de esa imagen seria y académica muchas veces se encuentran personajes fascinantes y desenfadados. Continuar leyendo… "La agudeza"


seguir leyendo...

La valentía II

escrito el 18 de noviembre de 2009 por en General

aquilesEn tanto que virtud la valentía requiere, además de un cierto ánimo, contar con un cierto grado de conocimiento del contexto en el que se desarrolla la acción. Por ello Aristóteles apeló a los motivos debidos como requisito sin el cual no podría decirse que un sujeto es verdaderamente valiente. Por desconocimiento o por un ciego exceso de confianza en ocasiones somos capaces de enfrentar peligros. Si desconozco un peligro y actúo sin temor alguno no estaré obrando de forma verdaderamente valiente sino que estaré actuando de forma inconsciente. Ser valiente requiere conocer la dimensión del peligro y orientar nuestra conducta conforme a una prioridad de bienes. Continuar leyendo… "La valentía II"


seguir leyendo...

La valentía

escrito el 12 de noviembre de 2009 por en General

elephant-mousePuede que en ocasiones la valentía se identifique con la mera ausencia del miedo. Si no tememos  nada, si no somos capaces de calcular  ningún riesgo y si, en definitiva, somos capaces de vivir sin la conciencia de estar expuestos a ningún peligro podríamos concluir que somos hombres valientes ya que nunca dejaremos de hacer algo por pánico, ni tan siquiera por prudencia. La valentía de la que Aristóteles nos habla es sin embargo distinta. Para Aristóteles, la virtud con respecto a la valentía no requiere no tener miedo, sino saber enfrentarse a los efectos perjudiciales que éste pudiera tener sobre nuestra conducta. De hecho, dice el filósofo, es moralmente deseable el que tengamos miedo a determinadas cosas. Temer a  la injusticia, por ejemplo, no tiene por qué tener relación alguna con la cobardía y parece una actitud más que razonable a la hora de tomar ciertas precauciones. Continuar leyendo… "La valentía"


seguir leyendo...

El término medio

escrito el 9 de noviembre de 2009 por en General

medidaAristóteles definió la mayor parte de sus virtudes como el término medio entre dos extremos, algo que aún en nuestros días podemos reconocer incluso en algunos refranes. Parece que somos aristotélicos sin saberlo y es que algo parecido a lo que dijo Aristóteles queremos significar con expresiones como “ni tanto ni tan poco”, un dicho que condensa el célebre adagio griego del “nada sin medida”. Continuar leyendo… "El término medio"


seguir leyendo...

Virtudes éticas

escrito el 6 de noviembre de 2009 por en General

escherAristóteles distingue dos tipos de virtudes en su Ética Nicomáquea. De una parte, aquellas virtudes que se hacen referencia al carácter de una persona y, de otra, una serie de virtudes de índole intelectual o reflexivo. A las primeras las llamó virtudes éticas (pues ya explicamos cómo nuestro término “ética” deriva del vocablo griego que significaba carácter), y a las segundas,  virtudes intelectuales (dianoéticas). Por el momento, y a falta de necesarias notas que irán sucediéndose en próximas entradas, haremos una descripción de las virtudes éticas aristotélicas y trataremos de interpretar y actualizar su significado. Muchas veces nos veremos obligados a referir en castellano algunos conceptos que difícilmente tendrían traducción en nuestra lengua pero siempre trataremos de dar cumplida cuenta del significado original con el que Aristóteles quiso distinguir a cada una de las virtudes. Continuar leyendo… "Virtudes éticas"


seguir leyendo...

Virtud y personalidad

escrito el 31 de octubre de 2009 por en General

Eye_irisLa vida, como construcción dinámica de nuestra propia identidad, admite excepciones, enmiendas, correcciones y momentos en los que la fortuna y el azar interrumpen el curso normal de nuestras acciones y decisiones. Sin embargo, somos capaces de distinguir el hecho aislado o fortuito del hábito y la repetición. Una cosa es cometer un acto concreto por egoísmo y otra muy distinta abandonarse al egoísmo de por vida asumiendo tan censurable rasgo como ideal de conducta. Aristóteles, en su análisis, admite lo plural y cambiante de la naturaleza humana pero asume como una necesidad moral el tener que insistir esforzadamente en construir, a través de la repetición, un carácter propenso a cometer acciones moralmente correctas. Continuar leyendo… "Virtud y personalidad"


seguir leyendo...

El valor de la excepción

escrito el 30 de octubre de 2009 por en General

golfPese a todo, una cosa es la literatura y otra la vida real. En nuestros días cuando vemos una película también es frecuente poder distinguir entre “el bueno” y “el malo”, el valiente, el mentiroso… y esta descripción global nos procura una cómoda tranquilidad a la hora de identificarnos con cada uno de los personajes. La vida, sin embargo, parece sustantivamente más compleja. Si observamos a nuestro alrededor o, más claramente, si nos observamos a nosotros mismos podremos observar cómo los márgenes entre el hombre bueno y el hombre malo se van difuminando hasta hacer imposible poder describir a una persona con un solo objetivo. El hombre más valiente obrar de manera cobarde en más de una ocasión y el más malvado de los humanos podría fácilmente haber cometido alguna vez un acto justo. Continuar leyendo… "El valor de la excepción"


seguir leyendo...

Personas, rasgos y virtudes

escrito el 29 de octubre de 2009 por en General

código de barrasLa palabra virtud sigue siendo perfectamente reconocible en nuestro vocabulario cotidiano. En griego, el término areté designa algo muy parecido a lo que hoy nosotros queremos designar con el concepto de virtud si bien es claro que cada autor emplea y define este término de una manera particular. A grandes rasgos podríamos definir las virtudes como un dispositivo estable que nos lleva a actuar de una manera concreta en un contexto determinado. Sin embargo,  las personas, a lo largo de nuestra vida podemos llevar a cabo comportamientos plurales e incluso contradictorios. Continuar leyendo… "Personas, rasgos y virtudes"


seguir leyendo...

¿Una sola solución?

escrito el 21 de octubre de 2009 por en General

tickAristóteles en su Ética Nicomáquea trata de reflexionar en torno a la conducta humana y sitúa un horizonte de virtudes mediante las cuales podríamos regir nuestra propia vida. Puede, desde luego, que el modelo aristotélico pueda parecernos obsoleto, anticuado o, incluso por momentos, algo distanciado de la realidad. Nuestra propuesta consiste presentar la filosofía de Aristóteles como un recetario que debe cumplirse para llevar una buena vida. Qué sea algo así como una-vida-buena es algo a lo que difícilmente podemos dar respuesta. Existen, desde luego, intuiciones certeras que nos llevan a pensar que la veracidad es mejor que la estafa, la generosidad mejor que la avaricia y la servicialidad mejor que el egoísmo. Continuar leyendo… "¿Una sola solución?"


seguir leyendo...

El arquero

escrito el 19 de octubre de 2009 por en General

arqueroPara Aristóteles el esfuerzo por construirnos a nosotros mismos requiere plantearnos un objetivo inicial. Al igual que el arquero apunta a un blanco bien señalado (EN, I) los hombres habremos de proponernos un objetivo en nuestra vida para así poder guiar nuestra conducta. Es más que probable que, al igual que el arquero, en no pocas ocasiones erremos el tiro y no siempre podamos celebrar el haber conseguido el objetivo que nos habíamos propuesto. Sin embargo, no por ello dejamos de fijar nuestra mirada en el blanco de la diana aunque a veces sepamos que algunas dificultades impedirán que, efectivamente, seamos capaces de alcanzar con nuestra flecha el centro del objetivo. Continuar leyendo… "El arquero"


seguir leyendo...

El buen hacer(se)

escrito el 17 de octubre de 2009 por en General

alfareroLa Ética descansa sobre el umbral de indeterminación de la naturaleza humana. Si los hombres estuviésemos obligados a actuar de un cierto modo o si, por ejemplo, nuestra conducta estuviese enteramente determinada por factores externos no tendría ningún sentido preguntarnos por el modo en que sería deseable que actuásemos. Ortega y Gasset (1883-1955) afirmó que el hombre no tiene naturaleza, sino que tiene historia, queriendo significar con ello que la naturaleza humana es un constante hacerse, un proceso que se inicia con la deliberación y que concluye con la acción. Continuar leyendo… "El buen hacer(se)"


seguir leyendo...

Deber ser…poder ser

escrito el 14 de octubre de 2009 por en General

maniquiAlgunos días atrás hablamos de la importancia de la fortuna (tyche) y el modo en que, lógicamente, unas circunstancias favorables podrían facilitar el acceso a una vida feliz. Sin embargo poco o nada podemos decidir acerca de las circunstancias azarosas en las que no encontramos. Existen mecanismos correctivos que, desde la vida política o el esfuerzo personal, podrían ayudarnos a construir un entorno favorable para nuestro desarrollo vital pero sea cual sea nuestro entorno siempre encontraremos momentos en los que, conforme a nuestro libre arbitrio, podremos decidir. Continuar leyendo… "Deber ser…poder ser"


seguir leyendo...

Libertad III

escrito el 10 de octubre de 2009 por en General

cartasSomos humanos en tanto que somos seres libres aunque dicha libertad no pueda interpretarse en un sentido absoluto. La historia de la filosofía nos ha ofrecido innumerables definiciones de libertad y, a buen seguro, cada una de ellas nos ofrece una interpretación útil acerca del concepto que habitualmente referimos con el término “libertad”.  Para Aristóteles la libertad consiste en la posibilidad de decidir racionalmente entre varias opciones y obrar en consecuencia. La ética no sería más que el discurso racional que debería asistirnos a la hora de deliberar hasta que, por medio de la repetición y el esfuerzo, fuésemos de integrar mecanismos automáticos que en nuestra vida nos llevaran a obrar rectamente. Es decir, a vivir una vida en la que verdaderamente pudiéramos decirnos felices. Continuar leyendo… "Libertad III"


seguir leyendo...

Libertad II

escrito el 8 de octubre de 2009 por en General

cerraduraErich Fromm (1900-1980) fue un autor alemán que supo resumir en el título de un libro una intuición que ha planeado sobre toda la historia del pensamiento moral: El miedo a la libertad (Die Furcht vor der Freiheit). Queremos ser libres pero el ejercicio de esta libertad nos hace responsables y nos exige, ante nosotros mismos y ante cualquier ser humano, ser capaces de dar razón de nuestra conducta. Si el ejercicio de la libertad consistiese en un mero “querer”, en un mero impulso de la voluntad, la conducta humana sería tan azarosa como sus circunstancias. Cada instante determinaría nuestras acciones y las razones que nos llevarían a vivir de una u otra manera serían puras contingencias: una urgencia, una intuición o un apetito decantarían a cada instante la dirección de nuestras decisiones. Continuar leyendo… "Libertad II"


seguir leyendo...

Libertad I

escrito el 7 de octubre de 2009 por en General

Huellas enn la arenaDesde una perspectiva puramente política la libertad puede comprenderse como un valor. Predicamos el derecho a ser libres y distinguimos nuestras acciones como propias al ser capaces de decidir qué, cómo y cuándo llevamos a cabo una determinada conducta. Parece del todo justo defender este derecho y, de la mano de Aristóteles, observamos que, entre otras muchas definiciones, podemos distinguir al hombre como un animal dotado de libertad. Continuar leyendo… "Libertad I"


seguir leyendo...

Libertad, deseo y deliberación

escrito el 1 de octubre de 2009 por en General

42-17918344Para Aristóteles los animales ejecutan acciones movidos exclusivamente por su inclinación apetitiva. El guepardo de manera instintiva persigue a la gacela y la abeja, movida por la misma inclinación natural, tratará de defenderse con su aguijón si se siente amenazada. Tanto el guepardo como la avispa tienen un deseo (alimentarse o defenderse) que orienta y determina su acción. En cualquiera de los dos casos sería absurdo tratar enjuiciar su conducta desde una perspectiva moral. Uno y otro animal simplemente hacen lo único que pueden hacer en un determinado contexto. Ni la abeja decide defenderse ni el guepardo dañar a la gacela sino que es su naturaleza la que determina su acción concreta por lo que nunca podremos hacerlos responsables de aquello que hacen. Continuar leyendo… "Libertad, deseo y deliberación"


seguir leyendo...

Animales libres, al fin

escrito el 28 de septiembre de 2009 por en General

brujulaPara Aristóteles el hombre es el único animal que actúa (EE 1222b15 y 1139a 20). Lógicamente, cabría pensar, todos los animales actúan en un cierto modo. Así, de los leones, de los mosquitos o de los delfines podemos decir que hacen cosas puesto que interaccionan con su medio y son capaces de llevar a cabo acciones con vistas a un fin. Tal concepción podría hacerse incluso extensiva a las plantas quienes también son capaces de orientar su movimiento y crecimiento en busca de recursos como el agua o la luz solar. Sin embargo, para Aristóteles el hombre es el único animal que actúa en la medida en que es el único agente capaz de actuar moralmente. Continuar leyendo… "Animales libres, al fin"


seguir leyendo...

Animales racionales

escrito el 15 de septiembre de 2009 por en General

Monkey03La revista Proceedings of the National Academy of Sciences nos sorprendió en el año 2006 al demostrar que los elefantes, inte ligentes mamíferos, eran capaces de reconocerse frente a un espejo. El experimento, desarrollado en el zoo de Nueva York, consistía en marcar la ceja de tres elefantes asiáticos con una “X” y, acto seguido, situaron a los animales delante de un espejo. Además de realizar frente al espejo movimientos similares a los que realizaríamos cualquiera de nosotros (jugar, describir poses determinadas…) la mayor sorpresa tuvo lugar cuando una de los elefantes, Happy, trató de retirarse la marca de la ceja con su trompa. Este rasgo, en apariencia inocente, vino a problematizar uno de los cualidades que, hasta entonces, se creía exclusiva  de los seres humanos y de algunos primates: la autoconciencia. Un elefante situado frente a un espejo es capaz de reconocerse en la imagen reflejada tomando conciencia, de esta manera, de su propia forma. Esta función es una de las más complejas de nuestro cerebro ya que, según nuestro desarrollo cognitivo, un humano no podría reconocerse delante de un espejo hasta los dieciocho meses. Continuar leyendo… "Animales racionales"


seguir leyendo...

Animales políticos

escrito el 14 de septiembre de 2009 por en General

132620590_77e4e68168Es ya célebre la definición aristotélica del hombre como un “animal racional” o, de forma más próxima a nuestraperspectiva puramente ética, como un “animal político”. Debemos apreciar, sin embargo, que con el término “político” (politkón) Aristóteles quiso significar algo muy distinto a lo que hoy solemos distinguir con este concepto. Un hombre o una mujer no son más humanos por ser concejales, parlamentarios o presidentes del gobierno sino que por “animal político” debemos interpretar que se trata de un animal que vive en la polis, es decir, en la ciudad.

Continuar leyendo… "Animales políticos"


seguir leyendo...

Los motivos de la acción

escrito el 8 de septiembre de 2009 por en General

huella

Comparemos la ética con el ejercicio de la escritura. Imaginemos que una acción moral fuera comparable al modo en que gramaticalmente construimos oraciones. Tanto en la acción como en la redacción podríamos evaluar el resultado a partir de unos cánones de corrección y adecuación. De este modo, las oraciones tienen como canon de corrección la gramática y, dependiendo del caso, una acción moral podría ser evaluable desde distintas corrientes éticas o filosóficas. Continuar leyendo… "Los motivos de la acción"


seguir leyendo...

¿Una ética sin leyes?

escrito el 4 de septiembre de 2009 por en General

gavelNo es extraño identificar la ética con los sistemas normativos. En cierto modo, la ética podría interpretarse como un código, como un sistema de reglas más o menos estables a las que de una u otra forma habríamos de someternos. El hombre ha insistido, desde antiguo, en tratar de explicar la conducta humana de un modo similar a como podía describir los fenómenos de la naturaleza: a partir de leyes. Existen, de hecho, sistemas éticos que como el kantiano sitúan a la base de su teoría una formulación imperativa con la cual podríamos juzgar –de forma favorable o crítica- las distintas acciones humanas. Así ocurre de manera evidente en el mundo del derecho y nuestra herencia cultural encuentra en los Mandamientos del Antiguo Testamento una de sus más determinantes referencias morales. Continuar leyendo… "¿Una ética sin leyes?"


seguir leyendo...

El buen placer

escrito el 3 de julio de 2009 por en General

500081575_87f05d34be_o1Dirijamos nuestra atención a la descripción que Aristóteles realiza del placer (hedoné). Dice el filósofo: “las virtudes están relacionadas con las acciones y las pasiones […] y el placer y el dolor acompañan a toda pasión” (EN, 1104b15). Parece, como dijimos, que el placer y el dolor son objetos específicos del discurso moral ya que, como elementos que acompañan a toda pasión (páthos) son elementos constitutivos de la conducta humana. El placer y el dolor no son, por lo tanto, actividades concretas sino sensaciones (o, más complejamente, experiencias) que acompañan a nuestras distintas actividades. Así, sentir placer aisladamente sería una experiencia imposible y no parece lógico contestar a la pregunta ¿qué haces? con un escueto e indefinido “estoy sintiendo un dolor”. Uno puede disfrutar montando a caballo, tocando un instrumento o haciendo surf del mismo modo que puede pasar un mal rato hablando en público, realizando un examen de filosofía o cargando una maleta pesada. El placer y el dolor no irrumpen aisladamente en nuestras vidas sino que aparecen junto a actividades que, conforme a nuestro gusto, nos apetece o no llevar a cabo. Continuar leyendo… "El buen placer"


seguir leyendo...

El placer y el dolor

escrito el 2 de julio de 2009 por en General

placer-11

Todo sistema moral debe enfrentarse, de una u otra manera, con el placer y con el dolor. Estas experiencias tan cotidianas parecen no requerir ningún tipo de explicación filosófica pues todos hemos sufrido demasiadas veces algún dolor o nos hemos sentido atraídos por una forma de placer. Precisamente por la habitual recurrencia con la que el placer y el dolor aparecen en nuestras vidas y, sobre todo, dada la enorme influencia que estos motivos ejercen sobre nuestra conducta, la ética debe necesariamente describir en qué modo sería deseable afrontar tanto el placer como el dolor. Continuar leyendo… "El placer y el dolor"


seguir leyendo...

Un conocimiento práctico

escrito el 28 de junio de 2009 por en General

llave-inglesa

Comúnmente entendemos la filosofía como una forma de conocimiento puramente teórico que, en ocasiones, podría parecer demasiado distante del mundo en que vivimos. No faltan razones para creer que, en efecto, la filosofía ha podido pecar de una excesiva vocación especulativa al demostrarse inaccesible para la mayoría de personas. Siendo lectores juiciosos, sin embargo, debemos considerar que junto a esta descripción puramente teórica del mundo conviven en la filosofía otras formas de conocimiento que acusan un carácter puramente práctico y de las cuales podríamos extraer numerosas conclusiones útiles para nuestra propia vida .Tal es el caso de la ética, un área específica de la filosofía que no habría de comprenderse desde una perspectiva teórica sino como un examen relativo a las acciones (EN, 110328). Continuar leyendo… "Un conocimiento práctico"


seguir leyendo...

Tipos de virtudes

escrito el 26 de junio de 2009 por en General

etica31

A lo largo de este blog, en más de una ocasión, nos hemos referido al término virtud como un concepto fundamental en la ética de Aristóteles. En griego, areté, además de virtud hace referencia a una forma de excelencia que, para el discurso moral, será constitutiva de la naturaleza humana. El hombre virtuoso (aristós) será aquel que obre conforme a la recta razón y de cuya acción podamos, las más de las veces, decir que es buena. En este sentido, el mundo griego utilizó este concepto de manera muy cercana a la que hoy hacemos del término virtud. Incluso, como veremos más adelante, el catálogo de virtudes descritas por Aristóteles son perfectamente reconocibles también en nuestros días.

Continuar leyendo… "Tipos de virtudes"


seguir leyendo...

Las partes del alma

escrito el 14 de junio de 2009 por en General

CSM107809

El enfrentamiento interior es una cualidad específicamente humana y, quizá, sea un rasgo constitutivo de nuestra complejidad el poder orientar nuestra conducta conforme a distintas inclinaciones. En ocasiones podemos escuchar a nuestro “yo” racional o, en lugar de obrar conforme a un razonamiento ordenado, podríamos dejarnos llevar por la intuición. Otros autores han preferido privilegiar la dimensión afectiva del hombre para decir, como Pascal, que “el corazón tiene razones que la razón no entiende”. En última instancia, seremos cada uno de nosotros los que decidamos, con arreglo a los diferentes contextos, a qué parte de nuestra conciencia queremos seguir en cada circunstancia. Sin embargo, siguiendo el propósito de nuestro blog, puede resultar de utilidad rastrear el modo en que Aristóteles describió nuestra mente. Continuar leyendo… "Las partes del alma"


seguir leyendo...

Mi vida, Aristóteles y su ética

escrito el 8 de junio de 2009 por en General

escher-auto-retrato

En cada una de las entradas de este blog se han ido sucediendo distintas preguntas, muchas de las cuales seguirán sin respuesta después de que hayamos leído la Ética Nicomáquea. La filosofía, en su historia, debe mucho a esta aparente fragilidad. Si hubiera existido algún filósofo que resolviera un problema de manera definitiva la filosofía se habría demostrado como una ciencia acabada. Estas fueron las preguntas y aquí están las respuestas, diríamos, de una vez por todas. No habrá nadie tan ingenuo, creo, que pueda acogerse al pensamiento de un solo autor encumbrando su doctrina hasta considerarla como una verdad definitiva. La filosofía, gran generadora de respuestas relativas, sí ha ofrecido, sin embargo, conclusiones aproximadas, fragmentarias y originales que, cuanto menos, habremos de tener en cuenta así sea como estímulo para nuestro propio pensamiento.

Continuar leyendo… "Mi vida, Aristóteles y su ética"


seguir leyendo...

Cuestión de carácter

escrito el 30 de mayo de 2009 por en General

008fig033-aldrovandi-pecora-lupo

Comúnmente describimos a las personas a partir de su carácter. De un individuo podemos decir que es amable, simpático, introvertido o tacaño reconociendo que estas cualidades se pueden atribuir de manera estable a su personalidad. Todos, sin embargo, llevamos a cabo conductas excepcionales y, así, el hombre más valiente puede en algún momento comportarse de manera cobarde. Aristóteles señaló en su Ética Nicomáquea que “una golondrina no hace verano” para advertir, precisamente, que de un solo hecho no podemos extraer un rasgo definitorio de la personalidad de un ser humano. Somos complejos, vivimos insertos en un contexto determinante, albergamos excepciones en nuestra conducta y cualquiera de nosotros, en un momento dado, podría acometer tanto acciones mezquinas como heróicas. Continuar leyendo… "Cuestión de carácter"


seguir leyendo...

Cuestión de suerte

escrito el 20 de mayo de 2009 por en General

A muchos podría parecernos que la felicidad es cuestión de suerte. Es razonable, desde luego, pensar que gozar de buena salud es un requisito imprescindible para ser felices. No digamos ya si observamos a nuestro alrededor y encontramos hombres y mujeres que en apariencia pudieran tenerlo todo: dinero, fama, belleza… A ojos de no pocos podría parecer que estas condiciones son determinantes a la hora de alcanzar la felicidad e incluso, el hombre más moderado, exigiría una serie de condiciones mínimas para poder desarrollar su proyecto de vida. Continuar leyendo… "Cuestión de suerte"


seguir leyendo...

La felicidad

escrito el 17 de mayo de 2009 por en General

felicidad2

La felicidad (eudaimonía), dirá Aristóteles. Tal es el fin y propósito de toda vida humana. La respuesta parece sencilla y en cierta medida vacua puesto que aún podríamos seguir preguntándonos en qué consiste dicha felicidad. No existe, creo, una sola respuesta a esa pregunta. Muchos son los elementos singulares que determinan nuestra circunstancia vital y muy distinta la colección de apetencias que, en cada uno de nosotros, podría inclinarnos a buscar esa felicidad en una u otra dirección. Es interesante, sin embargo, contrastar que la vocación inicial de la ética fue dar respuesta a esa pregunta y Aristóteles dedicó a tal propósito, al menos, su Ética Nicomaquea y su Ética Eudemia. Continuar leyendo… "La felicidad"


seguir leyendo...

¿Para qué vivir?

escrito el 29 de abril de 2009 por en General

¿Por qué vivimos? Esta sería, sin duda, una pregunta de alcance filosófico. Puede, incluso, que existan demasiadas respuestas posibles y, también es probable, que detrás de esta formulación se esconda no una sino, muchas preguntas diferentes. Sin embargo, una pregunta tan abstracta como esta podría alcanzar un sentido cotidiano si en vez de formularla de una manera tan genérica tratamos de ajustarla a un lenguaje más cercano. Así, en vez de preguntarnos ¿para qué vivir?, o ¿por qué vivimos?, tendría sentido mundanizar la pregunta hasta transformarla en otra fórmula mucho más asequible: ¿por qué hacemos las cosas que hacemos? Continuar leyendo… "¿Para qué vivir?"


seguir leyendo...

La voluntad

escrito el 15 de abril de 2009 por en General

dilemaLa ética surge de la necesidad de deliberar, optar y acometer distintas formas de vida. Somos responsables de nuestra propia vida en la medida en que individualmente elegimos, razonamos y nos apropiamos de nuestra propia conducta. El conjunto de nuestras acciones, nuestros afectos, nuestras decisiones y los avatares de la fortuna componen el conjunto de lo que podríamos describir como una vida. Sin embargo, de ese complejo entramado sólo podemos distinguir como acciones propias aquellas que realizamos voluntariamente.

Continuar leyendo… "La voluntad"


etiquetas: , , , ,

seguir leyendo...
Aprender a Pensar